Con los años, hemos perfeccionado nuestra forma de tener un impacto positivo en el desarrollo económico. Creemos que este impacto hace que las personas quieran unirse a nosotros porque el impacto crea valor. Las empresas creadoras de valor lo hacen por los mercados en los que participan, por sus accionistas y empleados.

Creemos que la industria de los pagos electrónicos tiene un profundo impacto en el desarrollo económico. Los pagos electrónicos ayudan en la inclusión financiera, brindan seguridad a las personas cuya única alternativa es llevar efectivo y ayudan a prevenir varios tipos de delitos, como la evasión de impuestos y el lavado de dinero.

Un buen ejemplo de esto es PagSeguro, cuyo modelo de negocio puso a disposición de millones de pequeños comerciantes el pago electrónico por primera vez. El mercado recompensó este impacto con más de 7 mil millones de reales generados por la Oferta Pública Inicial de la compañía.

El mercado de pagos está experimentando cambios importantes que a menudo se atribuyen a las nuevas tecnologías como blockchain y biometría, entre otras. Sin embargo, cuanto más trabaja Captalys con las compañías de pagos, más nos damos cuenta de que los cambios en la industria tienen más que ver con la transformación de los pagos de un negocio operativo de bajo valor agregado en una plataforma estratégica con el potencial de agregar un gran valor para sus usuarios.

También es evidente que las empresas de pago electrónico más destacadas del mercado no son necesariamente las que se centran en las nuevas tecnologías, sino aquellas que se centran en lo que hace que la industria sea tan atractiva: su impacto. Estas empresas utilizan la tecnología para ofrecer a sus clientes productos y servicios que se adapten a sus necesidades y tengan en cuenta sus realidades económicas específicas. En base a esto, estas compañías de pago se han posicionado en el centro de un nuevo ecosistema en el futuro del comercio.

A partir de esta suposición, es fácil comprender la proliferación de servicios de valor agregado ofrecidos por las compañías de pago, como billeteras electrónicas, sistemas de conciliación, software de contabilidad, puntos de venta específicos de negocios y, más recientemente, crédito, que todavía está en proceso. en Brasil a través de iniciativas como Mercado Crédito, lanzado por Mercado Pago (una subsidiaria de Mercado Libre). En este contexto, podemos ir más allá y decir que el futuro de los pagos no es el futuro de los pagos, sino los pagos futuros.

Si tiene en cuenta que las compañías de pago más exitosas son las que tienen el mayor impacto para sus clientes, imagine el impacto que estas compañías tendrían si no solo hicieran los pagos hoy, sino también mañana, pasado mañana, el próximo mes o incluso el próximo año ... El impacto de esto sería exponencial.

Es por una buena razón que las compañías de pago están más enfocadas en las pequeñas y medianas empresas, ya que representan más del 95% de las empresas en Brasil, generan más de la mitad del PIB y emplean a más del 50% de la población. Por lo tanto, es difícil creer que el 53% de las PYMES de hoy no tengan acceso al crédito en Brasil, según un estudio reciente de McKinsey & Co. Del 47% que tiene algún tipo de acceso, casi la mitad es crédito por sobregiro, según Datafolha.

En Captalys, creemos que el crédito es un bien común y una fuerza para el desarrollo social y económico. Desde 2010, hemos invertido nuestro capital financiero, humano y tecnológico para aumentar el flujo de crédito en la economía real. Por lo tanto, estamos comprometidos a ayudar a las compañías de pago a multiplicar su impacto incorporando en sus ecosistemas de pago productos de crédito específicamente diseñados para las realidades culturales, sociales y económicas de sus clientes.

Juntos podemos tener un impacto aún mayor. Juntos podemos crear mucho más valor.